¿Qué opino del sistema educativo español?

Por más que escucho a ciertos políticos decir que tenemos uno de los mejores sistemas educativos de Europa, no logro encontrar la razón en eso. Seguramente, las personas que expresan sin parar tales afirmaciones es porque no saben cuál es la verdadera realidad en el aula. ¿De verdad tenemos uno de los mejores sistemas educativos de Europa? No, no lo creo. Es más, creo que estamos muy alejados de tenerlo.

Tenemos grandes profesionales de la educación en las aulas dispuestos a transformar y cambiar la situación educativa. Pero desgraciadamente, también existen en las aulas profesores que se niegan a tener otra perspectiva del asunto, que se niegan a investigar, a buscar información, a preguntar y a cuestionarse sobre sus metodologías. Y eso, evidentemente los únicos que lo sufren son los estudiantes y por tanto, sus familiares. 

Para cambiar el sistema educativo de nuestro país, primero, tenemos que tener nosotros otros puntos de vistas. Tenemos que informarnos, tenemos que darnos cuenta de que la educación tradicional no llega a ningún lado, y que no aportan nada positivo a los alumnos. Tenemos que cambiar la manera de ver las cosas, de creer que la figura de los profesores es de autoridad y de excesiva disciplina. Tenemos que dejar de pensar que los docentes simplemente están ahí para corregir exámenes y que pueden dar mucho más de sí mismos si les dejan. 

Algo tan importante como es la educación no debería ser tomado a la ligera por nuestros políticos. Pero en muchas ocasiones es así: ministros que se burlan de profesores y maestros, leyes que no tienen ni pies ni cabeza y no hay por donde cogerlas, desprecio a la Filosofía, a la Educación Física, a la Educación Artística y a la Educación Musical, diciendo algunos claramente que "esas asignaturas únicamente distraen a los alumnos de las que son importantes". 

Y no hablemos de la Educación Emocional. ¿Acaso se tiene en cuenta las emociones y los sentimientos de los alumnos en todas las aulas? No, claro que no. Solo unos pocos han comprendido lo mucho que influye el estado de ánimo y cómo se sientan los alumnos en el proceso de aprendizaje. ¡Pero solo unos pocos! Sí, el sistema educativo necesita un lavado de cara, necesita un gran cambio. Pero para eso, tiene que cambiar la sociedad. La gente tiene que abrir su mente a algo distinto, a unas ideas nuevas y diferentes a lo que llevan viviendo. Solo entonces, lograremos que el sistema educativo se adapte a los que son los importantes en este asunto: profesores y alumnos. 


5 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo en que el primer cambio tiene que comenzar en nosotros, que a los innovadores nos dejen de ver cómo los bichos raros que nos enseñan sino que van al colé a divertir a sus alumnos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenos días, Maika! Creo que has acertado muchísimo en una cosa. Y es que a los docentes que sois innovadores, que veis la educación como algo diferente y activo, os miran mal e incluso os echan del lugar del trabajo. Tengo un amigo que fue despedido por ser demasiado innovador. Y ojo, que no solo lo dijeron los demás profesores, el jefe de estudios y el director, sino también los padres. Es ridículo, vamos...

      Eliminar
  2. Es esperanzador que exista docentes con otros puntos de vista porque es evidente que el actual sistema educativo hace aguas. Es indiscutible a la vista de los resultados. Cambiarlo será una tarea árdua porque es necesario darle una vuelta de casi 180º y hay muchas partes implicadas.

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente, el sistema educativo fracasa por todos los lados: docentes, leyes, familias, etc.. No hace mucho, un alumno de 1º de Bachillerato de Artes me dijo que él quería aprender a dibujar, a pintar, a crear, y no entendía porqué tenía solo 4 asignaturas destinadas a esto, mientras que el resto (bastantes más) era para adquirir información de forma memorística. El sistema lo obligaba a dejar el Bachillerato para buscarse una academia privada para lograr sus objetivos: un aprendizaje real y de aplicación!! Evidentemente la razón era suya, claro.
    Este es un ejemplo de los muchos que hay en las cabezas del alumnado que sufre, día tras día, el fracaso de un sistema antiguo y obsoleto, perpetuado por todos los ámbitos y que una gran mayoría admite pero se niega a cambiar. De nada sirve abrir los libros de textos y mandar un chorro de ejercicios reproductores de información. Tod@s sabemos que no sirve para nada, por ejemplo, pero se sigue haciendo...Demasiada paciencia tiene el alumnado.
    Se necesita una reflexión seria al respecto colectiva e individual. Y una menor ratio en las aulas: FUNDAMENTAL.

    ResponderEliminar
  4. Comparto en cierto modo eso de que las materias que nombras son una distracción...pero necesaria, que eso no lo quieren ver. Así se fomenta la creatividad o se anima a los alumnos a pensar por si mismos, según el caso.
    Bss.

    ResponderEliminar