5 pensamientos que nos ayudarán a ser más positivos

¡Buenos días, gente positiva! Estoy convencida de que algunas veces habéis tenido días en los que no os queríais ni levantar de la cama. Días en los que sentíais que la tristeza os invadía poco a poco y que vuestra ilusión disminuía a grandes velocidades. Eso es totalmente normal, la mayoría de personas pasamos por momentos complicados en nuestros días, pero lo importante es ir superándolos poco a poco y con convicción. 

Para ello, y como bien dice Elsa Punset: "hay que entrenar nuestro cerebro en positivo". Tenemos que pensar que después de la tormenta siempre llega la calma y que somos unos verdaderos atletas al saltar los obstáculos que aparecen en el camino. Somos unos valientes. Pero no siempre es fácil, lo sé. Por eso, he decidido escribir cinco pensamientos que a mí personalmente, me ayudan muchísimo a pensar la mayoría de las veces en positivo. ¡Y espero que a vosotros os resulten útiles! 

1. "Yo puedo hacerlo. Si me equivoco, aprenderé del error"
Seguramente penséis que es un pensamiento sencillo. Pero tiene muchísimo poder. Levantarnos por la mañana pensando en que "podemos comernos el mundo", sabiendo que somos capaces de realizar todo lo que nos propongamos es algo muy importante para tener un buen día y una actitud positiva y optimista. No hay que tener miedo a fallar ni a equivocarnos, porque como digo en muchas ocasiones, los errores son parte del aprendizaje. 

2. "No voy a dejar que nadie me diga que no lo conseguiré"
La mayoría de nosotros sabemos que habrá personas que quieran herirnos, que intenten ofendernos y que nos quieran hacer daño. Habrá personas que no respeten nuestras decisiones y que nos critiquen por ellas. Por eso, no hay que dejar que las opiniones de los demás sean influencias en nuestra forma de pensar y en nuestra libertad de elección. Nadie tiene el derecho a decirnos que no lo conseguiremos, ni que somos unos inútiles, ni que no valemos para nada. 

3. "No tengo que avergonzarme de cómo soy"
Si es con respeto y tolerancia, la diversidad de opiniones, de pensamientos, de formas de ser y de actuaciones es una de las mejores cosas que existen. ¿Habéis pensado lo aburrido que sería el mundo en el que vivimos si todos fuésemos idénticos? No habría diversión, no habría debates, ni conversaciones hasta altas horas de madrugada. ¿Habéis pensado lo sosas que estarían las calles si todas las personas vistieran igual? Se acabaría la creatividad y la imaginación de la gente. Por eso, no deberíamos avergonzarnos de cómo somos, ni cómo vestimos ni cómo pensamos. 

4. "Los pequeños detalles son los que cuentan"
Algunas personas piensan que para conseguir ser felices hace falta grandes hazañas y dejan de lado los pequeños detalles que tenemos día a tras día. Quizás, haya gente que no se haya dado cuenta de que tiene la felicidad a tan solo unos metros y no es capaz de verla. Por eso, hay que disfrutar de los pequeños detalles, esos que hacen que te emociones, que te ilusiones y nos mantienen vivos. Os aconsejo que abráis más los ojos, la felicidad se puede encontrar en lo más cotidiano. Hacedme caso. 

5. "No soy perfecto, pero tampoco quiero serlo"
Parece ser que la sociedad nos enseña a ser perfecto, a no equivocarnos, a no salirnos nunca de la línea que está trazada. A no desarrollar nuestros talentos. Para mí, ser perfecto es otra etiqueta absurda que no sirve nada más que para hacer crecer la discriminación y el rechazo. Hasta hora, nadie ha sido perfecto. Los seres humanos fallamos, tropezamos con la misma piedra, somos rebeldes, luchamos y gritamos. Mi opinión es que no hemos nacido para ser perfectos, sino para ser felices. 

1 comentario

  1. Genial, Mel, nos encantan los 5 consejos de tu artículo...lo compartimos en nuestras redes :)

    ResponderEliminar