Matemáticas sí. Pero arte, música, emociones y valores también

El año pasado cuando realicé uno de mis trabajos finales de las prácticas del Grado de Pedagogía me di cuenta que, a través de un cuestionario a veinte padres de un colegio, éstos no tenían muy claro lo que significaba eso de ser emocionalmente inteligentes y algunos de ellos aun sabiendo en qué consistía, no les daban la importancia que de verdad se merece la inteligencia emocional. 

Por eso, se me ocurrió escribir este post, para que aquellas personas que estaban confusas pudieran entender mejor el tema y para aquellos otros que piensan que el papel de las emociones no es relevante, dadles otro punto de vista, respetando todas las opiniones, evidentemente.

El término emoción procede del latín “emotio” (movimiento o impulso. Aquello que te mueve hacia...) y los diccionarios de psicología lo definen como: estado afectivo intenso y relativamente breve, acompañada de fuertes movimientos expresivos y asociada a sensaciones corporales. Así pues, la Inteligencia Emocional consiste en aprender a gestionar los procesos emocionales rompiendo con los prejuicios negativos y tratando de aprender las emociones en positivo. El Dr. John Mayer nos cuenta que la Inteligencia Emocional nos permitiría realizar las siguientes tareas:

  • Percibir adecuadamente los estados emocionales.
  • Comprender correctamente la naturaleza de esos estados.
  • Regular esos estados emocionales.
  • Ser capaces de hacer lo mismo con los estados emocionales de los que nos rodean.

Por lo tanto, podríamos decir que la inteligencia emocional es beneficiosa tanto para los adultos como para los niños. Y yo me pregunto, si es tan buena e importante para el desarrollo íntegro de los seres humanos, ¿por qué no se le da la relevancia que debiera? Desde mi punto de vista, saber expresar las emociones, identificar las de los demás, tener una autoestima equilibrada y ser conscientes del mundo que nos rodea, es igual de importante que aprender la tabla de multiplicar, incluso desde lo personal, para mí más importante.

Muchas personas están acostumbradas que las materias básicas e imprescindibles en los colegios de España (ojo, no todos) sean las matemáticas, lengua castellana y literatura, inglés… Y sí, eso está muy bien, pero, ¿no creéis que en las aulas deberían fomentar más el respeto, la autoestima y valores tan importantes como la empatía y el compañerismo? Y ya que estamos, ¿se podría dar más importancia a asignaturas como Educación Plástica, Educación Musical y Educación Física? 

Parece que estén en el currículo como mero adorno de algunos centros y con ellas los chicos y chicas aprenden diferentes formas de expresión, trabajo en equipo, a respetarse y un montón de cosas más. Soy de las que piensa que tiene que haber un armónico equilibrio entre el cociente intelectual y el emocional, que desgraciadamente actualmente en pocos sitios existe dando prioridad al primero.

Parece que algunas personas, exponen que “eso de la Inteligencia Emocional es una moda y que no sirve para nada” y yo soy de las ilusas que piensa que dicen eso por desconocimiento total del tema y no porque lo crean de verdad. Así que… para los incrédulos y "seguidores de que la inteligencia emocional no es más que una moda", aquí tenéis sólo unos pocos motivos de por qué la educación emocional debería contar mucho más en los centros educativos:

  • Una buena Inteligencia Emocional podría evitar valores negativos como el rechazo, la discriminación, la marginación…
  • La Inteligencia Emocional podría reducir el grado de violencia tanto en las aulas como en casa, previniendo así el Acoso Escolar en los centros
  • Puede favorecer la comunicación entre padres e hijos y también en la pareja y entre amigos. 
  • Puede ayudar a que los alumnos se sientan mejor con ellos mismos potenciando una autoestima sana y equilibrada. 
  • Puede ayudar a superar una depresión, el duelo u otras situaciones que se considere grave para la salud de la persona.
  • Puede descubrir los propios límites de los estudiantes y desarrollar autocontrol.
  • Puede favorecer a la toma de decisiones
  • Puede ayudar a que los alumnos gestionen y toleren más situaciones de fracaso.
  • La Inteligencia Emocional, genera valores importantes para que los estudiantes los apliquen día a día.

Y entre otras muchas cosas, puede ayudar a los alumnos a entender mejor los sentimientos de otras personas y a ser conscientes del mundo que les rodea. No creo que la inteligencia emocional sea cuestión de modas y que sea “lo que se lleve en este momento”, es un concepto que se lleva estudiando e investigando desde hace bastante tiempo, y que debería ser igual de importante en el desarrollo íntegro de los alumnos como aprender a dividir o realizar problemas. 

Sí que es verdad que esas divisiones, esos problemas o el comprender un texto en inglés va a formar intelectualmente a los alumnos. Sé que gracias a esa formación esos estudiantes podrán ir a la universidad y encontrar un trabajo acorde a sus estudios o no. Pero, ¿es eso lo único que realmente importa? Yo, personalmente opto por el siguiente camino: las emociones y el intelecto siempre irán juntos de la mano

No hay comentarios