Si te encuentras con un muro, no te rindas. Averigua cómo escalarlo

¡Hola, gente positiva! ¿Estáis todos bien? Espero que no tenga a ningún lector casi al borde de derretirse a causa de este calor. ¿En septiembre no empezaba a refrescar? ¡Pero si parece que estamos en pleno julio o agosto! En fin, vamos a lo que vamos. Hoy en el post vamos a hablar de la resiliencia y de la manera que tenemos de afrontar los obstáculos y las adversidades que nos pone la vida adelante. 

Para eso, he elegido una frase del gran Michael Jordan como título: "Los obstáculos no tienen que detenerte. Si alguna vez te encuentras con un muro, no te des la vuelta y te rindas. Averigua cómo escalarlo, atravesarlo o rodearlo". 

En muchas ocasiones, hemos sido conscientes de que algunas personas han caído en una depresión por una pérdida, por una separación, por el despido en el trabajo... Esas personas, no han sabido cómo enfrentarse a dichas situaciones, no han sabido reponerse ante los problemas y no han sabido buscar una solución para superarlo.

Ser resiliente no significa que no se le de importancia a las cosas, sino, de ser capaz para sobreponerse en los momentos difíciles. Ni mucho menos significa que no se sienta un fallecimiento de un familiar, pero cuando se esté preparado,  sabrá aceptarlo y seguir viviendo con ello. No significa que no duelan las separaciones, pero se comprenderá que es lo mejor. No significa que no haya frustraciones cuando se de un despido, pero se verán los aspectos positivos y las nuevas oportunidades.

En la resiliencia, muchas veces triunfar no significa llegar en primer lugar o ser el mejor en lo que se hace, significa el logro de cambiar uno mismo cada vez que se enfrenta la adversidad, para no ser derrotado por el destino. Oscar Chapital.
 Pero, ¿cuáles son las características más habituales de las personas resilientes?

-Tienen una autoestima equilibrada: Y como digo muchas veces, una autoestima equilibrada no significa que sea elevada (que eso también puede conllevar a ciertos peligros).

-Opinan, pero sin faltar el respeto: Es decir, en todo momento saben que pueden pensar lo que quieran y pueden actuar bajo sus principios sin ninguna coacción.

-Tienen una mente abierta: Están dispuestos  a escuchar y a crear nuevas ideas basándose en la creatividad.

-Son capaces de motivarse ellos mismos: Aprecian el apoyo de los demás, pero son conscientes de la importancia de la automotivación personal.

-Saben aprender de las experiencias: Saben sacar cosas positivas de un fracaso o de una equivocación. No aprenden únicamente de las experiencias buenas.

-No oprimen sus sentimientos: Esto quiere decir, que si necesitan llorar en algún momento lo van a hacer sin ningún tipo de miedo ni de vergüenza. Aceptan que las lágrimas son parte de las personas y que en ocasiones pueden hacernos sentir mejor.

-Son asertivos: La mayoría de las veces, saben como tratar y como comunicarse con las personas de su alrededor. Son capaces de elegir el tono y las palabras correctas para cada momento.

-Se plantean objetivos asequibles: No tienen altas expectativas. Prefieren ir consiguiendo los logros poco a poco para no crear frustraciones y desmotivación.

-Responden bien a los cambios y son capaces de adaptarse sin complicaciones ni problemas graves.

Ser resilientes pueden tener una multitud de beneficios para nuestra salud tanto física, metal y emocional. Con la resiliencia no sólo aprendemos a superar los obstáculos, sino que también tenemos más en cuenta algunos detalles importantes:

-Aprendemos a conocernos a nosotros mismos: Por ejemplo, aprendemos de forma certera a saber lo que realmente queremos, nuestros objetivos en la vida. Pensaremos más en las respuestas que debemos dar a la gente.

-La confianza en uno mismo: saber que somos capaces de hacer lo que nos hemos propuesto, y que si nos sale mal, de los fracasos y de las equivocaciones también se aprende.

-Somos conscientes de la independencia emocional: Las distancias emocionales son buenas y poner ciertos límites entre nosotros y el medio es algo casi esencial en la vida diaria. Así evitaremos un probable aislamiento.

-Valoraremos la soledad: Nos daremos cuenta, que estar sólo en determinados situaciones o momentos es la mejor decisión para pensar, para buscar la tranquilidad y estabilidad, para encontrarnos de nuevo a nosotros mismos...

-Tendremos en cuenta nuestras emociones: Tanto las negativas como las positivas, pero no caeremos en el victimismo ni en la culpabilidad.

-Aprenderemos a tener una actitud positiva y resolveremos los conflictos con creatividad y optimismo.

-Sabremos nuestras propias limitaciones: Está claro que no todo el mundo puede realizar las cosas con la misma habilidad. No se trata de ponernos límites a nuestra existencia, pero sí de saber y de tener en cuenta lo que estamos dispuestos a hacer y lo que no.

Un héroe es una persona común y corriente que encuentra la fuerza para resistir y preservar a pesar de los obstáculos abrumadores. Christopher Reeve. 
En algunas ocasiones, he leído o he escuchado que las personas que son resilientes, no son capaces de mostrar sus sentimientos y sus emociones. Que no les duele una perdida concreta. O que no les importa haber dejado una relación de pareja o de amistad. Pero pensar eso, es una total equivocación. 

Sienten lo mismo, pero son capaces de buscar soluciones para superar los obstáculos. Son conscientes de su dolor, pero sabrán que cuando se sientan mejor, buscarán las herramientas adecuadas para enfrentar la pérdida de ese ser querido. Sin duda alguna, la resiliencia debería convertirse en algo importante de nuestras vidas y deberíamos practicarla evitar caer en abismos.

No hay comentarios