Conocemos a Ruth Cerdán y su proyecto personal

¡Muy buenos y lluviosos días, gente positiva! ¿Qué tal habéis empezado la semana? ¿Con energía? En Aprendiendo en Positivo empezamos con un nuevo proyecto personal. Esta vez hablamos con Ruth Cerdán, psicóloga, neuroeducadora, madre de dos peques y fundadora del proyecto Aprender paso a paso. Un proyecto que los que me conozcáis un poco me parece fantástico. Además, Ruth es encantadora en todos los sentidos. ¿Vamos a por ello? ¡Vamos a por ello!

¿Cómo te llamas y que edad tienes?

Soy Ruth Cerdán, tengo 35 años. Soy psicóloga, neuroeducadora y madre de dos peques.

¿Cómo se llama tu proyecto personal y en qué consiste?

Mi proyecto se llama Aprender paso a paso, un gabinete psicológico y psicopedagógico. Nuestro trabajo consiste en apoyar a niños con dificultades de aprendizaje y necesidades educativas especiales realizando sesiones de terapia.

La página web es www.aprenderpasoapaso.es, también estamos presentes en Facebook https://www.facebook.com/AprenderPasoAPaso/, en Twitter con la cuenta: https://twitter.com/AprenderPasoA?lang=es y en Pinterest https://es.pinterest.com/ruthyc3/

¿Por qué decidiste llevarlo a cabo?

Decidí emprender este proyecto por dos razones:

La primera y más importante, porque adoro a lo que me dedico y me encanta mi profesión, trabajar con niños.

“Mis niños”, como yo los llamo, son especiales ya que normalmente son niños que no destacan en el ámbito escolar y suelen venir muy machacados a nivel curricular pero sobre todo a nivel emocional.

Aunque son muy pequeños tienen problemas de autoestima, baja motivación, miedo al fracaso y presentan aversión a todo lo que tenga que ver con lo académico.

La segunda razón fue porque cuando me quedé embarazada de mi primera hija la empresa en la que estaba trabajando no me renovó el contrato.

Antes de que sucediera esto ya le había estado dando vueltas a emprender por mi cuenta aunque el miedo siempre estaba ahí. Pero en ese momento, lejos de asustarme o rendirme, decidí que era una puerta que se abría para mí.

¿Qué esperas conseguir con él?

Pretendo vivir pudiendo dedicarme a mi pasión y vocación, la psicología y la educación; poder ser un apoyo para los niños que me necesiten y para sus padres que muchas veces vienen muy angustiados sin saber cómo ayudar a sus hijos.

¿Qué te ha enseñado a nivel personal llevar a cabo tu idea? ¿Y a nivel profesional?

A nivel personal he aprendido a luchar, luchar y luchar, a vivir en el momento presente, no estresándome por cosas que aún no han sucedido, cuando surja el problema ya se buscará una solución y a no dejarme abrumar por las dificultades, que las hay y muchas.

A nivel profesional me ha servido para continuar formándome constantemente; he aprendido a ser más creativa para poner en marcha nuevas actividades para ofrecer a padres y niños y a la hora de plantear las sesiones para que los niños se motiven, se diviertan y que tengan unos aprendizajes significativos; a ser más flexible mentalmente, más comprensiva y no juzgar, sino tratar de entender y acompañar.

¿Qué complicaciones has tenido al querer poner en marcha tu proyecto?

Como te imaginarás esto no ha sido un camino de rosas. Cuando conseguí asentarme un poco trabajando en casa decidí alquilar un local para expandirme y poder ampliar los servicios que ofrecía. Durante dos años estuve al pie del cañón. Al final, por circunstancias de la vida, tuve que dejar el local.

Aunque fue un momento muy difícil seguí adelante trabajando con los peques, para que los que ya tenía en tratamiento no lo perdieran y buscando otras familias a las que poder ayudar.

Soy muy afortunada porque siempre cuento con el apoyo de mi familia,  cuando me ven flaquear siempre me recuerdan la suerte que tengo de poder trabajar en lo que me apasiona y para lo que he dedicado tanto tiempo y esfuerzo.

¿Qué es lo que hay que tener claro a la hora de emprender con una idea personal?

Lo primero es que no hay que tener miedo a fallar, es imprescindible equivocarse para poder avanzar, por lo que hay que tener una capacidad de tolerancia a la frustración importante. A nadie le salen bien las cosas a la primera y por lo tanto hay que probar y aprender.

Hay que ser consciente de que hay que dedicarle mucho tiempo fuera del horario de trabajo, para seguir leyendo, investigando, buscando, creando más material... Nunca acomodarnos.

Siempre hay que pensar en positivo, pasaremos por periodos mejores y peores pero la actitud es importantísima, cuando pensamos cosas buenas nuestro cerebro predispone al cuerpo para llevarlo a cabo.

¿Podrías elegir tres actitudes que te hayan ayudado a seguir hacia delante con tu proyecto?

Perseverancia, seguir al tran-tran como decimos en casa, confianza en que tarde o temprano recogeré los frutos de lo que he ido sembrando y creo que ser un poco tozuda no está mal, podía haber tirado la toalla en varias ocasiones pero no, sé que soy buena profesional, me vuelco en lo que hago y me encanta mi profesión.

¿Qué consejos darías a las personas que tienen en mente hacer de sus proyectos algo real?

Creo que es importante visualizar tu objetivo, sentirlo, olerlo, tocarlo… a los que van a emprender les aconsejaría que tuvieran mucha paciencia ya que nada se consigue de la noche a la mañana, rodearse de gente que crea en ti y que te apoye por si vienen mal dadas, intentarlo una y otra vez, de una manera o de otra, al final las cosas salen y todo se coloca en su sitio.

Desde luego, el emprender y luchar por mi idea y lo que he creado me ha hecho ver mi vida personal de otra manera, no desanimarme cuando no salen las cosas como las había planeado, aprender de mis errores y entender que los demás también tienen que equivocarse, a ser más flexible con los demás puesto que nunca sabemos qué situación pueden estar atravesando y a no anticipar acontecimientos, cuando se presente alguna dificultad hay que ponerse a trabajar para solucionarla sin pensarlo antes de que ocurra.

En fin, creo que más o menos esto es todo.

Ha sido un trabajo personal interesante, puesto que me ha hecho recordar toda mi trayectoria y ver cómo a pesar de las dificultades que me haya podido encontrar en el camino sigo aquí, dando guerra, pero sobre todo sigo pudiendo ayudar a gente que lo necesita y conociendo a gente maravillosa por el camino. Así que te lo agradezco.

Me parece una iniciativa preciosa la que has llevado a cabo y sobre todo muy altruista por tu parte. Está claro que si no nos ayudamos y apoyamos entre nosotros nadie lo va a hacer.

Un abrazo muy fuerte.

Ruth.

No hay comentarios