Sal de tu zona de confort. Hay cosas interesantes fuera

Estoy convencida de que alguna vez la mayoría de personas hemos pensado: "necesito hacer algo diferente hoy", "necesito darle un cambio en mi vida" o "necesito hacer cosas nuevas", pero gran parte de ellas, no han sido capaces de llevar a cabo esas frases por comodidad, seguridad, estabilidad y porque finalmente se habrán dicho a sí mismas que esos comentarios son una tontería. 

A esa seguridad, estabilidad y comodidad que cada uno tiene (que puede ser ir a comprar siempre al mismo sitio, ir al mismo gimnasio durante varios años, no hacer algo que nos gusta por miedo al rechazo o vergüenza...) es llamada zona de confort, y lectores... sería conveniente salir de ella de vez en cuando. Preguntaréis por qué, pues bien, porque si nos alejamos en cierta medida de esa zona, nos encontraremos miles de cosas interesantes que experimentar. Pondré varios ejemplos para que podáis entenderme mejor:

Imaginaros una mujer (o un hombre) que lleva en su puesto de trabajo bastantes años y que está altamente cualificado para ascender de puesto y tener un empleo con más responsabilidades, pero no puede evitar pensar: "no, no lo haré bien, así que mejor...me quedo dónde estoy, es un trabajo fijo..." ¿Sabéis las de cosas que se puede estar perdiendo? 

Puede estar dejando la oportunidad de demostrar su valía y su superación en el trabajo y puede estar dejando escapar un mejor empleo con unas mejores condiciones. Por eso, a todas las personas que crean estar dentro este ejemplo les animo a decir "sí, sí lo haré bien", "con este ascenso estaré más cerca de llegar a mi meta profesional".

Imaginaros a esa universitaria (o universitario) que está acabando la carrera pero que no tiene ni idea de inglés (ya sabemos todos cuán necesario es actualmente ese idioma) y le da miedo y vergüenza apuntarse a una academia o algún curso para que pueda mejorarlo y piensa... "¿pero dónde voy yo a apuntarme a una academia para aprender inglés? Ya soy muy mayor para eso y seguro que los demás se ríen de mí". 

¿Qué estaría perdiendo persona? ¡Aprender otro idioma para abrir puertas en el futuro! Además de la gente nueva que puede haber en las academias y en los cursos. ¿Y si dentro de algún centro hay personas que merezcan la pena conocer? Y no, no vale pensar que ya se está mayor para hacer esas cosas. Qué tal si las personas que se sienten así piensan..."oye, pues lo mismo hay gente de mi edad y más mayor que tampoco tenga ni idea de ingles" "y... ¿a las academias no se va a aprender?".

Imaginaros a ese chico (o chica) que ha acabado bachillerato, que sus padres se dedican a la abogacía o al mundo empresarial y que su sueño es ser profesor y estudiar magisterio. Por las noches ni siquiera duerme por lo que podrán pensar sus padres: "¿Y si no se sienten orgullosos de mí?" "Si estudio derecho o empresariales y soy bueno haciéndolo, tendré un poco más fácil encontrar un trabajo en un futuro con su ayuda". Más chicos y chicas que están a las puertas de la universidad de los que creemos se han planteado dicha pregunta. 

Piensan que su zona de confort es estudiar lo mismo que alguno de sus progenitores y trabajar en algún negocio familiar. ¿Pero qué oportunidad están dejando escapar? La oportunidad de tomar una decisión en base a algo que les apasione y que de verdad vaya a estar a gusto estudiando. Entonces... estudiantes que están confusos por estos temas os animo a que digáis..."yo quiero ser profesor en vez de ser abogado", "yo quiero ser peluquero en vez de médico", "o quiero ser mecánico en vez de arquitecto", vuestros padres no pueden tomar las decisiones por vosotros y finalmente lo entenderán.

Y por último, imaginaros a ese chico (o chica) que lleva pensando en hacer un viaje largo a no sé qué país durante bastante tiempo pero nunca lo hace y se dice así mismo: "¿pero por qué se me ha metido esa idea tan tonta en la cabeza?" "Seguro que los demás piensan que soy un vago y que no quiero trabajar por querer hacer este viaje...Mejor me quedo aquí..." En este ejemplo las cosas están claras, las personas que estén pensando esto, es porque seguramente necesitan despejarse, necesitan encontrarse de nuevo así mismos o necesitan recuperar energías y "cargarse las pilas". 

¿Qué problema hay en eso? Se está dejando escapar la oportunidad de conocer un país nuevo, incluso de montar en avión por primera vez, de conocer culturas y gente nueva. Por lo tanto... qué tal suena si decimos "voy a hacer ese viaje porque lo necesito para seguir con mi vida y porque me va a venir muy bien a nivel personal".

Ojo, salir de nuestra zona de confort no significa que nos lancemos en paracaídas en todas las situaciones, que seamos siempre impulsivos y que no pensemos las cosas. No significa arriesgarse siempre en cada momento, si no, de dar un paso adelante y observar que fuera de ella hay cosas que nos podrían venir bien en muchos sentidos y que no estamos haciendo por puro conformismo. 

Esto quiere decir, que hay que saber cuáles son nuestros límites.Y salir de nuestra propia seguridad nos ayuda también a descubrir cuáles son. Nos ayuda a aceptarnos tal y como somos. Busca a alguien que comparta tus mismos pensamientos y llevar a cabo el proceso juntos, suele ser más fácil y más divertido. Porque como dijo Richard Branson: "el valiente puede que no viva para siempre, pero los cautos no viven en absoluto".

No hay comentarios