Sé el protagonista de la mejor película del mundo: tu vida

¡Hola, gente positiva! Me he fijado que últimamente hay muchas personas desilusionadas, decepcionadas, tristes, confusas y desmotivadas. Por eso he decidido que el post de hoy venga cargado con una dosis extra de positivismo y optimismo. Y es que no hay nada mejor que convertirnos en los protagonistas de la mejor película del mundo: nuestras vidas. 

Pues sí, a partir de ahora mírate todos los días en el espejo y convéncete de que vas a ser el protagonista de tu vida. Convéncete de que no vas a dejar que nadie te manipule, te falte al respeto y te diga de malas maneras lo que tienes que hacer. Porque tu vida es tuya y tú decides con quién y cuándo compartirla. Mírate en el espejo y recuerda todas las cosas que quieres hacer y que por el qué dirán no has hecho. Mírate y di que ahora es el momento. Que ya no vas a dejar pasar más el tiempo. 

Convéncete de que habrá días malos, días regulares y días buenos. Que por un día malo no se acaba el mundo, que en un día regular todavía quedan rayos de esperanza y que los días buenos tienes que aprovecharlos al máximo. Convéncete de que eres el protagonista de tu vida. Arriésgate a vivir de una manera en la que solo tú tomas las decisiones, en la que te equivocas y te vuelves a levantar, en la que eres libre de los prejuicios y de las influencias que no sirven para nada. 

Convéncete de ser esa persona de la que te sientas orgulloso y de hacer las cosas que realmente te hagan feliz y no las que los demás esperan de ti. Levanta la cabeza, ten presente las cosas que no pudiste hacer por miedo y rechazo, recupéralas y llévalas a cabo con la mayor de tus ilusiones. Levanta la cabeza y no dejes que nadie te diga lo que no puedes hacer, no dejes que nadie te sujete y te impida alcanzar tus sueños. Sean los que sean. Levanta la cabeza y no pierdas cada detalle que la vida tiene planeado para ti. 

Sé el protagonista de tu vida. Sé el protagonista de tu vida y disfruta de cada minuto. Disfruta de cada minuto y aprovecha todos los  momentos al máximo. Nunca es tarde para alcanzar retos nuevos y no sientas miedo de tomar un camino diferente al que tenías pensado, en muchas ocasiones, la vida está llena de sorpresas e improvisaciones. Pero no te asustes, eso no tiene que ser malo. Emociónate, ilusiónate y nunca pierdas la esperanza y la fe en ti mismo. Estoy segura de que puedes hacer grandes cosas. 

Levántate y mírate en el espejo todos los días a partir de ahora. Mírate y convéncete de que eres un luchador, de que has pasado malas rachas y has sobrevivido, de que quizás no seas un atleta profesional pero has saltado más de tres obstáculos en la vida y todavía sigues en pie, de que has atravesado un montón de tormentas y has salido más fuerte, más renovado y con más energía. Mírate en el espejo y sonríe. Sonríe por todo lo que has vivido y lo que te queda por vivir.

No hay comentarios