Equivocarse, parar, reflexionar, cambiar y seguir adelante

¡Hola, gente positiva! ¿Cómo os va la vida? Espero que genial. En el post de hoy me apetecía hablar de lo importante que es a veces es equivocarse, parar, reflexionar, cambiar y seguir adelante. Muchas personas creen que han llegado a su límite. A su límite en el trabajo, con los estudios o con su vida personal. Algunas de ellas deciden seguir cómo hasta ahora, otras sin embargo prefieren pararse y reflexionar.

Hace unos días una estudiante a la que daba clases particulares hasta cuarto de la eso, me confesó por un mensaje que creía que se había equivocado de carrera. Cursaba su primer año en Derecho (sus padres son abogados) y me decía que no se sentía completa, que estaba a disgusto con lo que estudiaba y que aprobaba por no defraudar a sus padres y no por voluntad propia.

Me comentaba que iba a acabar los exámenes finales de mayo y junio pero que luego no sabía que hacer. Expresaba que necesitaba un respiro y que en verano tenía intenciones de ir a Londres a aprender inglés y conseguir aclararse sobre su futuro. Yo le pregunté que era lo que quería hacer y ella contestó: “Mel, quiero estudiar Periodismo. Eso es lo que quiero hacer”. Mi respuesta fue clara: “tú tienes muy claro lo que quieres. Pero tienes miedo”.



Hace un año estuve en la misma situación que ella. Sentía que la Pedagogía ya no me llenaba. Que estudiaba para conseguir un título y no por pasión. Sentía que estaba vacía, perdida y confusa. Yo decidí parar. Parar a reflexionar. Parar para hacer otras cosas, para dedicarme al cien por cien al blog. A formarme en ese aspecto. A aprender contenido nuevo sin dejar investigando casos relacionados con la educación.

Me tomé un respiro de un año de la carrera, sí. Y hoy por hoy, he vuelto con ilusiones renovadas, con un montón de energía positiva y con la pasión que había perdido por el camino. Hoy por hoy sé que descansar del Grado de Pedagogía fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Pero eso no significa que no tuviera miedo. Eso no significa que no pasara muchas noches sin dormir antes de tomar la decisión.

Tenía miedo, sí. Pero no precisamente de mi decisión (que era lo que me iba a hacer feliz) sino de lo que podrían decirme los demás. Tuve muchos comentarios en contra y muy pocos a favor. Y finalmente, hice lo que me decía el corazón. Hice lo que yo creía que era mejor para mí en ese momento pese a que muchos de mi alrededor no lo comprendieran. “Luego te va a costar un montón volver”. “Te vas a quedar sin título”.



Nada más lejos de esa realidad. Pensar si me había equivocado, si debía cambiar y reflexionar me dio la fuerza que necesitaba. Me dio la confianza en mí misma que antes no tenía. Mi madre solía decir que hiciera aquello que me hiciera feliz y la Pedagogía llevaba un tiempo que no lo hacía. Y yo no soy de esas personas que estudian una carrera para tener un título a la pared sino para llevarme todo el aprendizaje y buenos momentos de la carrera.

Y eso es lo que estoy haciendo este año. Pero, ¿por qué hay gente que ve mal eso de pararse y reflexionar? Me da la sensaciones de que piensan que es una actitud débil, miedosa o incluso perdedora. Y no es eso en absoluto. ¿Acaso las personas que dejan un empleo fijo para embarcarse en su proyecto personal es perdedora? ¿Es miedosa? ¿Es débil? No para nada. Solo están luchando por sus sueños. Ellos han parado, han reflexionado y se han dado cuenta que seguir en su actual empleo sería una equivocación y que se arrepentirían de no intentar otra alternativa. ¿Por qué eso es una incomprensión y una ofensa para muchos?


Me gustaría deciros que no tengáis miedo a cambiar si os equivocacaís, de mirar otras opciones, de respirar si estáis cansados. De tomaros un tiempo si así lo consideráis. Nada ni nadie tiene derecho a juzgaros por las decisiones que toméis en vuestra vida. No dejéis que nadie os intente manipular y os lleve por su camino. No es un delito elegir otra carrera ni pensar en dejar vuestro trabajo actual para dedicaros al cien por cien a vuestro proyecto personal.

Todo lo que estáis sintiendo es aprendizaje activo. ¿Y sabéis una cosa? Sirve muchísimo para seguir adelante. Creedme.

13 comentarios

  1. Mucha razón,cada cual tiene que hacer lo que le haga feliz a él y no a los demás pero muchas veces ese parón se convierte en el final,en quedarse a medias por eso siempre nos recomiendan seguir para no perder el ritmo y finalmente dejarlo ...

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo! Todos somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos pero de los errores se aprende! Y hay que seguir adelnate, bsss

    ResponderEliminar
  3. Hola muchísimas gracias por compartir esta experiencia con nosotros la verdad que me siento muy identificada a mi tb me ha pasado y me sigue pasando que a veces llega un momento en el que no sé realmente que es lo que quiero y en los que tb he pensado que me equivoqué de estudios y pienso y si hubiera hecho otra cosa ? Como me habría ido ? A lo mejor estaba mejor que ahora pero tb pienso que todo sucede y pasa por algo un besito esta reflexión tuya me va a hacer pensar a mí

    ResponderEliminar
  4. Yo me he cambiado 4 veces de carrera, y realmente influye mucho que el entorno no lo apoye a uno, porque eso lo deprime, uno se siente solo en la decisión que toma, pero si bien es cierto, es uno el que va a vivir con la carrera que aprenda, y escoger una que no nos sienta bien, realmente es perder nuestra vida solo por complacer a los demás. Los respiros y el tiempo, es de nosotros mismos, y es el espacio que necesitamos para agarrar impulso y seguir adelante. Gracias por compartir, me sentí muy identificada.

    ResponderEliminar
  5. Hola! La verdad comenzar la universidad y ver que todo no es lo que esperabas hace que masomenos te preguntes si elegiste correctamete. POR suerte a pesar de las altas y bajas yo segui con la carrera que elegi desde el primer dia, porque me enfoque en lo quería y me esporce por ello. Me encantó tu post, un besote

    ResponderEliminar
  6. Hola! EN tu post sobre el miedo me he visto claramente reflejada. Tenía 17 años cuando empecé Prótesis dental, algo que entonces solamente se estudiaba en una academia privada carísima. El primer dia, no el segundo o al mes, no, el primero, me di cuenta de que aquello no me gustaba. Sin embargo, lo terminé, porque mi padre jamás me hubiera dejado estudiar otra cosa (de hecho, no queria ni que estudiara). El miedo a decir "no", nos paraliza muchas veces. Ójala tu alumna sea más valiente que yo. Un beso

    ResponderEliminar
  7. La vida es una suma de las decisiones que vamos tomando, unas mejores y otras peores pero yo siempre he sido mucho de quien no arriesga no gana. Lógicamente con la edad me he vuelto más cauta pero no dejo de ver casos de éxito de gente madura que ha parado, ha reflexionado y a encontrado su camino más allá de los 20, los 30 o los 40 así que sobra decirte que apoyo al 100% tus palabras. Muakss

    ResponderEliminar
  8. Si te soy sincera, creo que si hubiera hecho ese parón como tú, sí que me hubiera costado lo que no está escrito seguir, porque probablemente hubiera encontrado algo que me llenase más. Pero cada uno somos un mundo y para nada comparto lo de esa chica de estudiar x porque mis padres lo hicieron. Si no te gusta, no lo hagas, 4 años son muchos para estar a disgusto...Bss.

    ResponderEliminar
  9. Te admiro, pararme un año de carrera me hubieran matado en casa, ja ja.
    Que pena lo de la chica, muchas veces dejamos de vivir nuestra propia vida para vivir la vida que otros quieren que vivamos. Creo que hacer stop no es retroceder, nada que ver. Siempre viene bien reflexionar nuestro camino y analizar que es lo que en realidad queremos en la vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa
    No podría coincidir más contigo en el post de hoy, de hecho creo que todo el mundo debería leerlo.
    A veces crecemos pensando en lo fatal que sería equivocarnos, y pensamos que si cambiamos de opinion o de rumbo en nuestra vida estamos dejando ver que nos hemos equivocado y que quizá por eso somos menos válidos, pero nada más lejos de la realidad.
    Aceptar que nos hemos equivocado y actuar en consecuencia es de valientes
    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Muchas veces es necesario parar como dices y reflexionar, en mi caso soy muy pasional e impulsiva y nunca me quedo con las ganas aunque me asuste un poco voy a por ello es normal que nos asuste lo desconocido y salir de nuestra zona de conford.

    ResponderEliminar
  12. Wow es increíble, pero este post que nos estás comentando y de tu vivencia y experiencia personal, lo estaba hablando con mi pareja y me doy cuenta de que tenemos proyectos que aforntar y debemos moldearlo a nuestro gusto para que siga adelante. Me voy a referir a la carrera de tu compañera, a veces hacemos cosas que no nos gustan o que tienen una salida, pero a la hora de la verdad sacamos otro tipo de proyectos que nos gustan o que nos sacan las castañas del fuego en un momento dado. Ante todo luchar. Genial el post. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta esta entrada <3 <3 <3

    ResponderEliminar