Raquel González: "ser optimista no quiere decir que no podamos sentir tristeza"


¡Muy buenas, gente positiva! ¿Cómo estáis? Sé que llevo bastante tiempo sin escribir. Pero la vida universitaria me ha tenido ocupada casi al cien por cien. ¡Pero ya estoy por aquí! J Hoy os traigo una entrevista que os va a encantar y que espero os sea increíblemente útil. Y la persona invitada es… ¡Raquel González! Ella es experta en desarrollo personal e inteligencia emocional. Y además, un encanto de mujer. No podría ser de otra manera. ¿Queréis saber lo que tiene que decirnos? ¡Adelante!

¡Hola, Raquel! Muchísimas gracias por haber aceptado la entrevista para el blog. Empezamos la entrevista con una pregunta sencilla. ¿Crees que una actitud positiva marca la diferencia?

La actitud, entendiéndola como la forma en la que abordamos las diferentes situaciones de nuestro día a día, marca claramente la diferencia.  Es decir, la forma en que procesamos la información, el filtro por el que la hacemos pasar, nos hará tener unas interpretaciones u otras y por tanto marcarán claramente la diferencia en las decisiones y acciones que tomemos.

¿Qué significa ser optimista y cómo puede ayudarnos en nuestro día a día?


Optimista puede ser una persona que decide ver los aspectos positivos de las cosas que le suceden. También se enfoca más en buscar soluciones . Por tanto tiene más probabilidades de solucionar cualquier problema que le sobrevenga. Esa es la parte positiva de ser optimista, pero como todo, también puede volverse en nuestra contra si nos pasamos. 

El principio de prudencia, la parte positiva de la emoción del miedo, tiene como primordial función ponernos en alerta ante una “posible” situación de amenaza. Si cualquier suceso lo vamos a catalogar como insignificante para nuestra supervivencia, nos puede traer consecuencias catastróficas.


¿Qué beneficios tiene la inteligencia emocional y cómo podemos desarrollarla?

Desarrollar la inteligencia emocional nos permite tener autoconocimiento y viceversa. Saber qué nos ocurre, nuestras emociones y qué hay detrás de nuestro comportamiento. Las decisiones cuando se toman desde la plena consciencia, irán más a nuestro favor. Además la inteligencia emocional se puede empezar a practicar en cualquier momento de la vida, siempre que estés dispuesta a pararte y no seguir  actuando de forma autómata.



¿Nos puedes hablar de alguna dinámica emocional que lleves tú misma acabo?


Bueno, por mi trabajo como coach, la rueda de la vida puede servir para desarrollar dónde estamos y qué queremos. Y luego en Disciplina Positiva se trabajan múltiples dinámicas de desarrollo y gestión emocional.

Hay personas altamente influenciables por los demás y eso les impide brillar por sí mismos. ¿Cómo se podrían evitar estas situaciones?

Que te influyan los demás es casi inevitable desde un punto de vista sociobiológico. Estamos en permanente interacción con el mundo que nos rodea y además es mandato biológico para nuestra supervivencia o al menos así venimos diseñados. Otra cosa es que tengamos que soportar a personas que nos hacen daño.

Si sientes que hay personas en tu entorno que te impiden ser quien eres, lo que deberías hacer es, simplemente, sacarlas de tu vida. Y si es alguien demasiado cercano, habrá que trabajar la parte emocional y de creencias que te impide salir de esa relación.

A veces, las críticas destructivas hacen que nuestra autoestima disminuya en picado. ¿Cómo podemos superarlas y no dejar que nos impidan seguir con nuestro camino?

Como te decía antes, la gente que gratuitamente te hace daño es mejor eliminarlas. No obstante, la parte que depende de ti, también se puede trabajar, para conseguir que no llegue a dañarte lo que opinen sobre ti los demás.

Para ello me parece primordial tomar consciencia de quiénes somos, tener claro nuestro autoconcepto y saber tomar las opiniones y juicios de los demás como eso, opiniones personales que no tienen que ver conmigo ni con mi realidad, sino con la suya. Yo soy lo que soy y no lo que ves de mí.

¿Podrías explicarnos en qué consiste mantener una comunicación asertiva?

La comunicación asertiva es la que te permite expresarte desde el respeto hacia ti misma y a lo que sientes, sin faltar el respeto a la otra persona. Te proporciona seguridad como persona. Para ello es fundamental conocerte y saber cuáles son tus límites. Y si sientes que en algún momento se están infringiendo hay que transmitir a la otra persona, sin sentimiento de culpa o vergüenza, que eso no lo vas a tolerar. Se empieza desde el respeto por una misma y el autocuidado.

¿Crees que la empatía es fundamental a la hora de relacionarnos con los demás?

Desde luego, para tener relaciones sanas, sí. Si no eres capaz de saber cómo se siente otra persona, no vas a poder ayudarle o comprenderle cuando lo necesite.

El principal problema que veo en esto es que la empatía hay que desarrollarla y desgraciadamente, en la actualidad, la educación en habilidades sociales es prácticamente inexistente.

En casa, porque se arrastran muchas veces patrones de generaciones anteriores en las que a esto se le daba poca o ninguna importancia. Y en el aula, aún estamos a años luz de que esto sea considerado una parte fundamental del crecimiento y formación del niño como persona.

Crecemos y nos convertimos en adultos pero muchas veces capados a la hora de saber cómo comportarnos ante determinadas situaciones en nuestras relaciones interpersonales.



¿Qué beneficios tiene la escucha activa en nuestro día a día?

Escuchar activamente a otro supone que te entregas a esa persona durante el tiempo que dure lo que te quiere contar. Por un momento, o dos  o tres, apagas tu radio interior y de repente tienes delante a una persona que se te abre ante ti para decirte algo que para ella es importante. Ser capaces de sostener a alguien así, también nos educa a nosotros mismos y cuando queremos educar a su vez a hijos o alumnos, lo sabremos transmitir con el ejemplo.  

Antes de despedirnos, Raquel, me gustaría hacerte una última pregunta. ¿Ser positivo y optimista significa estar siempre contento, alegre y sin posibilidad de sentir tristeza?


No y no, en absoluto. Ser optimista te hace encarar la vida de una manera diferente, pero para ello no es necesario ocultar o reprimir otras emociones que son también esenciales para nuestra vida. La tristeza nos permite parar y reflexionar, valorar y sopesar. Si no iríamos por la vida como pollo sin cabeza, todo el tiempo eufóricos y dando saltos. Para vivir de verdad, tiene que haber hueco para todo.

Muchísimas gracias por estar en Aprendiendo en Positivo. ¡Ha sido todo un placer! J

1 comentario

  1. es cierto, yo soy muy optimista, y siempre sonrio y la gente se piensa que no me afecta nada, o que no tengo problemas, nada mas lejos de la realidad

    ResponderEliminar