"No tengo tallas de gordas en mi tienda"

¡Muy buenas, gente positiva! ¿Cómo estáis llevando este calor insoportable? ¡Espero que genial y con mucho ánimo! Hoy os voy a contar una anécdota (por llamarlo de alguna manera) que me pasó en el fin de semana con una amiga. Aunque por el título supongo que ya os haréis una idea. ¿Os quedáis a leer la entrada de hoy hasta el final? ¡Let’s go! J

El sábado por la mañana fuimos al centro de la ciudad para visitar una nueva y acogedora tienda de ropa que había abierto hace no mucho. La verdad es que tenía muy buena pinta. Pero en nuestro caso, no fue oro todo lo que relucía. Es cierto que la ropa era increíblemente preciosa. Sin embargo, el trato de la mujer encargada fue de lo peor.

Desde que entramos en el establecimiento, no nos dejó de mirar de mala manera. Hasta que se levantó de su asiento y nos dijo con los brazos en jarra: “en mi tienda no hay ropa para gordas. Así que aquí no esperéis encontrar algo que os quede bien”. Imaginaos por un momento nuestras caras por el comentario de la mujer.


Primero vino el shock, después el asombro y luego vino la mala leche. Reconozco que en ese momento no supe que hacer. ¿Pedir una hoja de reclamaciones a la dueña de la tienda? Creo que no serviría para nada. ¿Empezar una discusión con una mujer que parecía tener la cabeza hueca y no tener sentimientos? Tampoco era una buena opción. Así que decidimos salir sin más.

Lo peor fue ver los ojos de mi amiga casi llorosos y el mal rato que pasó (porque a mí no me afectó sobremanera). Supongo (corregidme si me equivoco) que cuando trabajas de cara al público, sea cuál sea el empleo, deberías tener un mínimo de amabilidad, educación y respeto hacia los clientes para que tu negocio vaya creciendo cada vez más.
¿No creéis que el respeto, la empatía y la educación deberían abundar más?


Puedo entender que en una tienda de ropa no tengan una tallas concretas. ¡Por eso no pasa nada! Pero lo que es complicado de aguantar es que la propia dueña del establecimiento nos hablara con tono despectivo, ofensivo e irrespetuoso. ¿Tan difícil hubiera sido decirnos que no le quedaban esas tallas en ese momento?

Y ya no es por el hecho de que nos llamara gordas (a mí eso ya no me ofende) sino la forma que tuvo de dirigirnos a nosotras y de echarnos de la tienda. Aunque parezca imposible de creer que eso pase en el año 2017, desgraciadamente, sigue ocurriendo y no en pocas ocasiones. Cada día que pasa, las etiquetas personales, los prejuicios y la mala educación van escalando posiciones.

Parece ser que a gran parte de la sociedad le va a molestar siempre cómo seas físicamente Tanto si ven a una persona muy delgada como gorda, ambas son objeto de críticas, burlas, acusaciones y ofensas. “Ay, pero que tirillas estás”, “ay, pero mira cómo te has puesto de gorda”. 


Ni siquiera piensan en el daño que pueden provocar a las personas a las que van dirigidas esos comentarios (baja autoestima, más inseguridad, más miedos, poca confianza en sí mismas…). Lo importante es soltar esas palabras de cualquier manera y todo lo demás da absolutamente igual.

Siempre he creído que si yo trataba bien, con educación y respeto a la gente, los demás harían lo mismo conmigo. ¡Qué equivocada estaba! Las personas que se creen estar por encima de todos, que creen tener el derecho de decirte lo que quieran sin ningún tipo de empatía y sensibilidad y los que te van a mirar por encima del ojo y con prejuicios van a estar ahí durante todo toda la vida.

“No deberías hacer caso de esos comentarios”. Es muy fácil decirlo. Sobre todo cuando estás deseando tener una conversación poco amistosa con la  mujer que ha dicho “no tengo tallas para gordas. Salid de mi tienda” en su propio negocio. En fin, un ejemplo más de cómo hay personas que lo único que quieren es amargar la vida de los demás, supongo.

¿A vosotros os ha pasado algo así alguna vez? Si es así, ¿cómo habéis reaccionado o cómo reaccionaríais si estuvierais en la misma situación que mi amiga y yo? ¡Estaré encantada de leeros! 

16 comentarios

  1. Hola cielo! Te entiendo perfectamente no se que pasa ultimamente que la gente pasa olimpicamente de los demás, no tienen ni pizca de educación y les importa tres pimientos...yo lo veo día a día en el trabajo, en la calle...la gente no mira a los demás y te pisa si puede pisarte, lo que te ha ocurrido a mi me ha pasado alguna vez por lo contrario...yo estoy muy delgada y si no tienen talla ya no se molestan en buscarla...o en zapatos...lo peor es que te lo digan con desprecio porque ellos han tenido un mal día y te dejan todo el día mal, porque a mi me pasaría me quedaría todo el día tocada pensando pero que le hice yo...en fin... hay que pasar de esta gente y mostrarles un poco de educación

    ResponderEliminar
  2. Ostras, que desagradable la mujer esta, por dios!! es que es lo que tu dices, primero educación y oye si no hay ropa de la medida que sea, tranqui que ya os dareis cuenta, no hace falta ni decirlo, joder que cuando yo entro en determinadas tiendas y veo lo pequeña que es ya me largo sin que me digan nada, pero es que lo peor es el comentario con la niña delante, que asco de señora, no me extraña que os entrara mala leche, yo es que no se que le digo! no me ha pasado nunca eh, pero yo no me podría contener y acabaría atacándola por su mala educación, evidentemente si hay niños delante me contendría en mis palabras, pero no me voy tal cual, la mala leche que me ha hecho entrar se la dejo en su tienda! y oye, haz comentarios negativos sobre ello por internet, o sea en google o en insta o donde sea, que esta señora no se merece que vaya nadie a su tienda!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que la realidad supera la ficción.Es incomprensible como una empleada de una tienda ( no se si jefa o no) puede hablarte de esa forma...o está loca o ,hablando mal,le importa su negocio tres cojones.Yo no me hubiera ido sin hacer algo.O una hoja de reclamaciones al canto,o una buena charla sacándole los colores por maleducada, incluso un " uy.... fíjate!pues venía a mirar algo para un regalo pero ya que nos ha mordido el pito Bill de la tienda nos vamos..." Jiji.En fin que la peña está amargada

    ResponderEliminar
  4. Pito Bill= pit Bull ,jiji

    ResponderEliminar
  5. Me encantaría saber el nombre de la tienda y donde está... Para no molestarle en ir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que, como mínimo, se merece un poquito de publicidad, para que sepamos a dónde no ir...

      Eliminar
  6. Yo también quiero saber el nombre la tienda, no ir, y decirle a la gente como tratan a las personas en esa tienda

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que siento la experiencia que tuvisteis que vivir. Muchas personas deberían mejor callar a abrir la boca para decir groserías. Cuando yo era pequeña tenía sobrepeso y era muy difícil encontrar ropa de niña de mi talla, en las tiendas me miraban raro y tiempo después pasé por un par de trastornos alimenticios por esa gente que no tiene sensibilidad y suelta lo que piensa sin pensar.

    ResponderEliminar
  8. A mi me pasó algo muy muy parecido. Un señor de unos treinta y pico era el dueño y estaba allí.Mi hermana q es talla 38 me dijo q eligiera algo yo talla 46 me pongo a mirar en las perchas y el señor nervioso se pone a mi lado a suspirar tipo UFFF! y yo lo miro y el nervioso..cojo unos leggins q me gustaron y dice el tipo:eso no te va a servir!--- y yo q estaba algo acomplejada dije:No??:( y su leguaje corporal como diciendo ES Q NO LO VES?? yo me quedé muy avergonzada y dice :Es que la gente se empeña en meterse en tallas q no corresponden y rompen las prendas!!--Y yo me sentí tan mal q dejé la ropa y miré 2 piezas más y mi hermana q no se enteraba de lo q estaba pasando me animaba a comprarme algo y dije cabreada:No que va!no me gusta nada la ropa esta tan basta!!FOSS!!--Y el tipo con cara de: vete x ahí gorrrrda!!--por su cumpla estuve un tiempo q entraba a las tiendas y me daba miedo mirar piezas q no fueran de mi talla x si me volvían a emprender.. .hasta q pensé:bueno puede ser q lo esté mirando para otra persona!!así fui quitando mi miedo hasta hoy día q ya estoy segura de mi misma q pobre de quién me diga algo...o eso creo, x lo menos se q dejaría claro mi malestar. Eso seguro.Ah!mi hermana no se enteró de lo ocurrido xq claro,son detalles q sólo quién tiene sobrepeso sabe lo q está pasando...��

    ResponderEliminar
  9. Hola!, pues la verdad no me ha tocado algo parecido, pero he notado que las mismas mujeres somos muy criticas para con las demás y en una forma negativa, eso se me hace bastante triste. Si aprendieramos a aceptarnos y a los demás, a dejar de hacer estándares y modas, todo seria mejor, pero desgraciadamente no es así :(

    ResponderEliminar
  10. Hola.
    La verdad es que esto me ha pasado mil ves. Es muy triste el ver como la apariencia física sigue afectando el trato y actitud de las personas hacia uno. Pero hay que aguantar y tratar de educar a la gente. ¿qué más nos queda?

    ResponderEliminar
  11. Me he quedado a cuadros. Nunca he visto que una tienda trate así a un cliente por su físico o su peso. Aquí si eso pasara, la demanda que le metían por descriminación es millonaria. Lo correcto hubiera sido dejarlas mirar, si por mirar no pasa nada. Luego ustedes mismas se hubieran percatado de que no había la talla y muy tranquilas hubieran salido. O como dices, dejarles saber amablemente que las tallas se agotaron y punto. Las recomendaciones son muy buenas y ustedes hubieran recomendado esa tienda aunque no vendieran ropa de su talla si el servicio hubiera sido otro. La verdad que asco de personas y que mal negociante. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Pedazo de mujer descerebrada la de esa tienda! ¿Y encima esperan conseguir clientes? Con semejantes faltas de respeto no deberían esperar mucho.
    Lamento lo que pasó y concuerdo contigo al respecto de que mucha gente seguirá catalogando a las personas por su aspecto y no por el tipo de personas que realmente son. Deberías decir el nombre de la tienda, porque merecen saber que la gente no está de acuerdo con su forma de tratar a las personas y tu denuncia llegaría a oídos de mucha más gente.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. No sé con que derecho se ha creido esa tipa de tratarlas de ese modo, para tener y atender un negocio hay que tener mucho carisma, claro si lo que quieres es vender y ganar clientela tendrás que tener gracia, yo he administrado una boutique propia por años, y nunca me fijaba en el físico de la persona, mi meta era siempre vender, ayudar y orientar a mis clientas y créeme todas se iba contentas y siempre había algo para llevar no solo en ropa también accesorios o regalos.

    ResponderEliminar
  14. Madre mía pero desde cuando ha muerto el respeto? Es lamentable que alguien que está de cara al público se comporte de una forma tan despreciable.

    ResponderEliminar
  15. Hola Mel, yo aquí tengo claro lo que hubiera hecho: en primer lugar decirle sinvergüenza y en segundo lugar acudir a un periódico local para contar mi experiencia y denunciarla. Y punto. Eso no es una falta de respeto, es un insulto y si se lo hubieran hecho a un negro ¿qué sería? Discriminación racial. Está claro que ella puede dejar entrar a su tienda a quien quiera pero no se puede ir de esa forma por la vida. Insisto, denuncialo por rrss, tienes más poder del que crees y eso es intolerable. Muaks

    ResponderEliminar